La almohada perfecta para descansar


AlmohadaDormir no es sinónimo de descansar. Sin embargo, dormir con la almohada adecuada sí que lo es. Es fundamental escoger la que más se adapte a nuestras necesidades ya que de lo contrario puede influirnos negativamente.

Las de espuma de goma suelen ser bastante densas y por lo tanto ofrecen un mejor soporte para nuestra cabeza. Además, es probable que este tipo almohadas nos duren bastantes años en muy buen estado.

Las de poliéster van perdiendo propiedades si se lavan con exceso o con una periodicidad elevada. Al final puedes notar como tu cabeza está en una posición mucho más baja de la inicial y eso puede provocar que a la larga tus cervicales se resientan.

Las últimas en ponerse de moda son las de espuma de látex o gel. Se pueden encontrar en cualquier sitio y esto se debe a sus ventajas. Son muy firmes, protegen del moho y de los ácaros. Además, son las almohadas por excelencia para mantener equilibrado nuestro eje cuello-espalda.

Para todos aquellos que padezcan algún tipo de alergia, las más convenientes son las de lana y algodón. Para asmáticos o alérgicos a los ácaros son ideales. El único pero es que suelen ser bastante rígidas.

Por último encontramos las de plumas, cuyo relleno es el más típico y el más utilizado. ¿Por qué? Porque son firmes, sujetan estupendamente bien y son muy cómodas. Sin embargo, suelen ocasionar bastantes alergias.

El otro día estaba en un albergue en la sierra, y mi novia me dijo: “¿Por qué no tapamos los sacos de dormir con las mantas, y así por la noche, cuando vayamos a dormir, estarán